Make your own free website on Tripod.com

Veracruz nos regaló a una de las figuras más representativas de la música popular mexicana: Ángel Agustín María Carlos Fausto Mariano Alfonso del Sagrado Corazón Lara y Aguirre del Pino, Agustín Lara, “El flaco de oro”. Es sin duda uno de los compositores mexicanos más reconocidos en el mundo de habla hispana.

En las letras de sus canciones vertió su capacidad inmensa de soñar, de ver con los ojos del corazón y lo plasmó en temas inolvidables como “Granada” y “Madrid”. Sin embargo no fueron esos sueños de tierras lejanas, que no había viso con sus ojos; en realidad su máxima musa fue el amor, la mujer y la simbiosis explosiva de ambos entes.

Agustín fue bohemio incansable, pianista, compositor; Su música fue marco de muchas películas de la llamada época de oro del cine mexicano. En resumen, nuestro flaco, es sin duda, un icono de la música popular mexicana. Aquí una de sus creaciones no tan conocidas, pero sublime.

Emanuel S. Torres Martínez.

HASTIO

Como un abanicar de pavos reales,
en el jardín azul de tu extravío,
con trémulas angustias musicales,
asoma a tus pupilas el hastío. Es que quieren volver
tus amores de ayer
a inquietarte.
Y me pueden robar
el divino penar
de adorarte.

Es que quieres sufrir
y volver a vivir tus desvelos.
Es que matan tu amor
poco a poco el dolor
y los celos.

Has perdido la fe,
y te has vuelto medrosa y cobarde.
El hastío es para usted
que se aburre de la luz de a tarde.
Si una vez asomó,
que no vuelva a tener la osadía
de manchar la esmeralda de tus ojos, vida mía.

mis029.gif (53673 bytes)